Hace unos 10.000 años antes del presente, la provincia de Buenos Aires era bien distinta. Nuestras pampas estaban pobladas por enormes mamíferos incluyendo perezosos gigantes, gliptodontes y parientes de los elefantes. Todos estos herbívoros tenían un feroz predador: el tigre dientes de sable o Smilodon. Este carnívoro, de enormes caninos, es un integrante emblemático de las faunas del pasado y hemos creído necesario acercar al público las nuevas investigaciones que nos permiten saber más sobre la vida y el aspecto de este felino único. En esta exposición temporaria podrá verse una reconstrucción en vida del Smilodon, así como sus huellas, el esqueleto y muchos otros detalles sobre los hábitos de este carnívoro.

Foto 1: El producto final: impactante reconstrucción del Smilodon abalanzándose sobre su presa.
Foto 2: Dos tigres dientes de sable atacando a un Scelidotherium. Estos ejemplares han sido donados al Museo Nacional de Río de Janeiro para ayudar a su reconstrucción, luego del voraz incendio que sufriera el año pasado.
Foto 3: Técnicos del Museo preparando la escenografía de una de las reconstrucciones del Smilodon que forman parte de la muestra.